viernes, 26 de marzo de 2010

Mes a mes (I)

Empezamos otra serie dedicada a los meses del año y a la vida tradicional que se hacía en ellos. Como se podrá pensar, muchas de las costumbres han quedado relegadas al olvido o a la memoria de los mayores, pero sería interesante que constara aquí un pequeño resumen.

Enero

En gallego, xaneiro. Según el refrán, enero es xeabreiro, helador, con nevadas que a veces impedían el tránsito entre pueblos e incluso entre las mismas casas del pueblo. Mes de poca actividad en el campo y sí de actividad en casa, atendiendo a los animales destinados a la labranza y al consumo doméstico. Época de planificar el año, de ir a las casas de los vecinos, de contar cuentos, pues, junto con diciembre y febrero, es tiempo de ocio en comparación con el duro trabajo del resto del año. De ahí que una de las principales fiestas de Trabadelo se celebraba en este mes: el Santo Tiso (San Tirso, 28 de Enero), segundo patrón del pueblo. Entre los pocos trabajos al aire libre solo indicar que se limpiaban las presas de riego y se recogían las hojas de los prados (también en febrero y marzo) y que en el primer cuarto menguante del mes se podaban los árboles.

Enero representado en las pinturas del Panteón de los Reyes de San Isidoro de León. Fuente: http://www.romanicoaragones.com/

Entre las fiestas y celebraciones tenemos:
Año Nuevo, día de fiesta y baile.
Reyes (en gallego, Reis) En este día se pedía el aguinaldo (en realidad, en Trabadelo se pronuncia o anigaldo) Los mozos cogían una rama de caxigo bien frondosa e iban cantando por el pueblo de casa en casa para que la gente les diera chorizos, huevos, patatas, etc., con los que luego se hacía una gran merienda. Por supuesto, los niños también recibían y reciben sus regalos traídos por los Reyes Magos.
San Antón el día 17. Santo con devoción en el pueblo, su día se trasladaba al siguiente de San Tirso, por lo que era una prolongación de la fiesta del día 28, con ofrendas incluidas.
San Tirso (Santo Tiso en gallego), segundo patrón del pueblo (y de los que tienen accidentes o sufren de las piernas o brazos). Se le hacían ofrendas de cachucha, lacón y otros productos del cerdo, de ahí el conocido refrán típico de Trabadelo: Santo Tiso cachucheiro, vinteoito de xaneiro. Tras las ofrendas se hacía subasta de lo ofrendado, quedándose el dinero una parte el cura y otra los cantineros de los dos bares del pueblo, haciéndose una gran fiesta en ambos, con orquesta y baile. Las fiestas eran muy concurridas, pues venían gentes de todo el contorno, incluso de la parte llana del Bierzo. Era un día de comidas especiales, como el cocido, el arroz dulce (arroz con leche) o el roscón, para el que se juntaban huevos todo el invierno. Actualmente se sigue celebrando, aunque con la falta de gente en el pueblo no es tan importante.

Enero ilustrado en el libro de horas "les très riches heures du Duc du Berry", manuscrito del siglo XV. Fuente: Wikipedia.